Comentaba en una entrada anterior (aquí) que me estaba preparando para ir a Londres y que una sorpresa sería desvelada en los próximos días. El motivo de la visita a Londres era el concierto que The Cure dio por su 40 aniversario en Hyde Park (40 añazos tocando, sí, 1978-2018). El concierto estaba incluido en el British Summer Time y se anunciaba como el único concierto de la banda para conmemorar su aniversario, acompañados por Goldfrapp, Editors, Interpol, Ride, Slowdive, Twilight Sad, etc etc.

El ambiente fue inmejorable, con un sol de justicia que nos permitió ver a no pocos góticos con paraguas/sombrilla y que hizo que Robert Smith entrase a escena haciendo cruces al sol y diciendo que si no hablaba más es porque estaba a punto de derretirse.

Como no podía ser menos, configuraron un setlist plagado de sus éxitos, aunque algún fan avanzado seguro que echó de menos un concierto “más oscuro”, con temas del Pornography; en un grupo con tal cantidad de grandes canciones siempre se genera este debate entre los seguidores, se elaboran listas alternativas y se pone uno muy triste porque no tocaron tal canción… pero lo cierto es que en los bises encadenaron una ristra de temazos de sus inicios que por momentos se tornó en karaoke: Lullaby, Friday I’m Love, Close to Me, Why Can’t I be You?, Boys Don’t Cry, … La culminación llegó cuando a las 22:20 tocaron 10:15 Saturday Night; esos cinco minutos que nos separaron de la autorreferencia!

La banda funciona a la perfección, con un sonido más que bueno habida cuenta de las dimensiones del recinto y un ambiente espectacular. Se echó de menos algo más de duración, uno de esos conciertos de tres horacas chanantes, quizás un aumento en la duración habría dado cabida a esos temas añorados, pero lo cierto es que no se puede pedir más.

En la previa, Editors hizo el típico concierto de Editors (ode Coldplay, últimamente me cuesta distinguirlos)  e Interpol un pelín más que el típico concierto de Interpol. Menos mal que estaba Alison Goldfrapp por ahí. Fotográficamente hablando, me tuve que dedicar más a retratar el ambiente (y fotos personales) que a lo que son fotos del concierto… y es que en un recinto tan grande y con “Golden Circle”, la valla de separación estaba realmente lejos, así que no lo intenté y preferí disfrutar del concierto. En parte la sorpresa que os prometí se quedó a medias, perooooo, ese mismo día en Londres tenía lugar un acontecimiento importante que no era Winbledon ni el GP de Formula 1. Después de la galería más detalles.

 

La sorpresa dentro de la sorpresa viene en forma de desfile del Orgullo! Coincidencia que en el mismo fin de semana era el London Pride, así que nos acercamos a Oxford Circus antes del concierto, a ver qué se cocía por allí (lo de cocerse nunca mejor dicho, creo que nunca va a hacer más calor en Londres!)

# # # # # #

21/07/2018

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: